No eres un Influencer



A los publicistas nos encantan los verdaderos influencers, son un medio muy confiable para llegar al público, pero aburre la cantidad de falsos influencers que están apareciendo. Evidentemente es la nueva moda y meta para muchos, así como cuando todos querían ser modelos o fotógrafos.

Hablemos un poco más sobre esto para que podamos entender mejor qué es ser influencer y qué no.

El mayor problema para la confusión de roles es no conocer la diferencia entre estos 4 personajes:

Influencer es alguien que logra posicionarse como líder de una gran comunidad digital haciendo uso de las redes sociales. Marca tendencia y llega a influenciar las opiniones y los hábitos de consumo de sus seguidores, gracias a que cuenta con credibilidad sobre un tema en concreto; lo cual lo hace muy atractivo para las marcas.

Embajador de marca es una persona que consume, conoce muy bien y admira los productos o servicios de una marca, por lo cual la recomienda y la promueve públicamente. Puede que se le pague por hacerlo o que lo haga de manera voluntaria.

Relacionador. En nuestra ciudad lo conocemos como alguien que difunde la información sobre un evento, además de promover la venta de entradas. Todo dentro de su red de contactos disponibles.

Modelo. En publicidad es la persona que cuenta con ciertas características adecuadas a los productos o servicios que exhibe profesionalmente, buscando que los mismos sean atractivos o causen cierto impacto en el público al que se dirige la marca con la actividad publicitaria en la que participe.

No digo que alguno sea malo, de hecho todos aportan un gran beneficio a lo que promueven. Solo especifico la diferencia que hay con un influencer.

¿Por qué no eres un influencer?

• Te autonombras influencer. Otorgarte ese título le corresponde a la audiencia que influyas, no a ti.

• Porque usas bots para ganar seguidores falsos, nos damos cuenta por tantos árabes que te siguen. Para ser influencer debes generar una audiencia real, hacerlo toma tiempo y esfuerzo pero vale la pena.

• Se supone que el producto o servicio que promuevas sea algo que uses y que prefieras de verdad, por lo cual debe verse natural cuando lo recomiendes. En cambio tú sales exhibiéndolo con la etiqueta intacta porque solo te lo prestaron, con un texto que alguien te escribió. Se nota que es fingido a kilómetros.

• Subes fotos bonitas y tienes muchos likes, pero no estás influenciando para nada. El contenido de un influencer debe ir más allá de lo meramente estético, tiene que generar participación y aportar algo para que los seguidores dejen algo más que un like. Tantas fotos de ti posando con un hashtag tipo #SundayOutfit o de tu comida con #LifeStyle no te hacen influencer.

• No sabes lo que estás promoviendo, tus publicaciones son una mezcla entre comida, ropa y todo tipo de servicios. Para que tu opinión influya tienes que ser conocedor y ganar credibilidad en un tema específico , por ejemplo: viajes, películas, alimentación, deporte, moda, negocios, maquillaje, arte, gatitos, autos, etc.


¿Cómo puedes ser un influencer?

No hay una fórmula secreta, solo tienes que elegir algo en lo que puedas resaltar y que te encante hacer, trabajar una buena marca personal, esforzarte por crear y desarrollar una comunidad aportando algo con tus publicaciones, expresarte de manera sincera y no cometer los errores del punto anterior.



11 vistas

© 2020 by Roll Out Agency

Roll-Out-logo-Tipog.png
  • whatsapp_512_black
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon